jueves, 5 de octubre de 2017

Día 61 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)

En este devocional, Joseph Prince nos muestra como que el hecho de que Jesús no nos condena nos da la victoria sobre los pecados y malos hábitos en nuestra vida.


Día 61
Conquistado por la gracia de Dios

Escritura de hoy
Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
-Romanos 6:14

Una querida hermana de mi iglesia me escribió para compartir acerca de cómo el Señor había transformado completamente su vida. Ella solía frecuentar clubes nocturnos y pubs regularmente, lanzar vulgaridades, tomar drogas, permanecer lejos de casa, e involucrarse en actividades ilegales como el robo y el tráfico de software pirateado.

Es vital que recibas el regalo de la no condenación porque eso es lo que te dará el poder de superar tus debilidades, hábitos destructivos y adicciones.

Durante ese tiempo, a menudo estaba deprimida y hasta teniendo pensamientos de suicidio. Finalmente, golpeó tocó fondo y sintió que todo en su vida había salido mal. Apenas podía convencerse de vivir. Fue durante este período que su hermana la llevó a la Iglesia Nueva Creación y fue impactada por el evangelio de la gracia. Este es su testimonio:

Me presentaron a la gracia por primera vez y aprendí que Dios no desprecia ni condena a los delincuentes como yo ... Me sorprendí cuando empecé a ver el cristianismo desde una nueva luz por primera vez.

Para acortar una larga historia, desafié al Señor un día para probar Su existencia y amor por mí y Él hizo precisamente eso. En un lapso de dos semanas, fui completamente conquistada por Jesús y con gusto lo acepté en mi vida. Como lo que la gente siempre dice, el resto es historia.

Quisiera testificar que fue la GRACIA y no la LEY lo que atrajo a una gran pecadora como yo a Dios. Con el tiempo,¡el Señor me transformó de una delincuente en una dama que está tan enamorada de Jesús! Él no modificó mi comportamiento exterior inmediatamente cuando todavía era una bebé cristiana. En lugar de eso, Él derramó abundantemente Su amor y gracia en mi vida, la cual finalmente me transformó de adentro hacia afuera. La gracia puede no producir resultados inmediatos, ¡pero los frutos son seguros y permanentes!

Justo cuando los miembros de mi familia habían renunciado a sus esperanzas en mí, ¡mi papá Dios hizo un milagro por cambiarme sin esfuerzo de dentro en una nueva persona! Todos a mi alrededor se maravillaron del cambio cuando vieron las obras de Dios en mi vida. ¡Soy un testimonio ambulante de la existencia y la gracia de Dios! ¡Aleluya!

Alabado sea el Señor, ¿no es esto un testimonio impresionante? Esta hermana fue rescatada en el punto más bajo de su vida porque se dio cuenta de una poderosa verdad: Dios no te desprecia ni te condena. ¡Él te AMA y fue esta revelación de Su amor y gracia (favor inmerecido) la que transformó su vida por completo!

Amados, es vital para ustedes recibir el regalo de la no condenación porque eso es lo que les dará el poder de superar sus debilidades, hábitos destructivos y adicciones. Si crees que Dios te condena por tus fracasos, ¿te dirigirías a Él en busca de ayuda?

Mira cómo Jesús le dio a una pecadora el poder para no pecar más. Él defendió a la mujer que fue atrapada en adulterio. Él la miró tiernamente y le preguntó: "Mujer, ¿dónde están esos acusadores tuyos? ¿No te ha condenado nadie?" Ella le dijo: "Nadie, Señor." Y Jesús le dijo: "Ni yo te condeno; vete y no peques más" (Juan 8: 10-11).

Mira, los Diez Mandamientos, en toda su prístina santidad, no pueden santificarte ni poner fin al pecado. El poder de impedir que el pecado destruya tu vida viene de recibir el regalo de la no condenación de Jesús. Tu Salvador, quien ha cumplido la ley en tu nombre, te dice: "¿Dónde están los que te condenan? TAMPOCO YO TE CONDENO. Ahora, vete y no peques más." Amigo, esto es gracia. ¡Ese es Su favor inmerecido! La ley dice que Dios no te condena sólo si dejas de pecar. Sin embargo, la gracia dice, "He tomado tu condena en la cruz. Ahora, puedes ir y no pecar más."

Romanos 6:14 dice que "el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia." Si todavía estás luchando contra el pecado, es hora que dejes de depender de la ley. Ríndete a Su favor inmerecido como el apóstol Pablo. Cuando sabes que Cristo te ha hecho justos aparte de tus obras, y que Él te ha perfeccionado por Su favor inmerecido, eso te dará la habilidad de vencer cada tentación pecaminosa, hábito y adicción en tu vida.

Ahora mismo, cuando llegas a tu Salvador Jesús, Dios te ve como perfecto en él. Él no te condena por tus errores pasados, presentes e incluso futuros porque todos los errores que harás en esta vida ya han sido clavados en la cruz. Ahora eres libre para no pecar más, experimentando victoria y éxito sobre cada pecado y esclavitud en tu vida!

Oración de hoy
Padre, te doy gracias porque tengo la capacidad de superar todas las tentaciones pecaminosas, hábitos y adicciones en mi vida debido a Tu abundante gracia y regalo de la no condenación. Gracias por mostrarme que es tu gracia, y no la ley, la que me transforma de adentro hacia afuera. Sólo por Tu favor inmerecido y no por mis esfuerzos, he cambiado de gloria en gloria. Recibo tu regalo de la no condenación de nuevo hoy y gracias por la victoria sobre cada pecado y atadura en mi vida. 

El pensamiento de hoy 
¡Saber que Cristo me ha hecho justo, aparte de mis obras, me da la habilidad de superar todas las tentaciones pecaminosas, hábitos y adicciones en mi vida!

Tomado del libro 100 días de favor de Joseph Prince

Puedes leer aquí las entradas anteriores:

Día 60 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 59 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 58 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 57 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 56 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 55 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 54 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 53 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 52 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 51 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)
Día 50 - 100 Días de Favor (Joseph Prince)

No hay comentarios:

Publicar un comentario